¿Qué hábitos alimenticios debemos poner en práctica para llevar una vida sana?

Una alimentación sana es algo más que los alimentos que se ingieren. Se trata de ser consciente de tus hábitos alimentarios, de tomarte el tiempo necesario para comer y de darte cuenta de cuándo estás hambriento y cuándo estás lleno.

hábitos alimenticios vida saludable
hábitos alimenticios

La importancia de los buenos hábitos alimenticios

Una alimentación sana puede transformar nuestra vida y ayudarnos a vivir más tiempo y de forma más activa.

Para algunos, puede ser una forma de ayudarles a perder peso, para otros el objetivo puede ser reducir su presión arterial y para otros, puede ser simplemente tener una forma de vida más saludable.

Beneficios que aporta ser cuidadoso con los hábitos alimentarios

Ser cuidadoso con tus hábitos alimenticios significa ser consciente de:

  • cómo comes
  • por qué comes
  • qué comes
  • cuándo comes
  • dónde comes
  • cuánto comes

Ser consciente puede ayudarte a:

  • Tomar decisiones más saludables con más frecuencia.
  • Realizar cambios positivos en los comportamientos alimentarios habituales.
  • Ser más consciente de los alimentos que ingiere y de sus hábitos alimentarios.
  • Crear una sensación de conciencia en torno a tus decisiones alimentarias cotidianas.
  • Reconectar con la experiencia de comer creando una conciencia de tus sentimientos, pensamientos, emociones y comportamientos.

A continuación presentamos estos hábitos alimenticios que deberemos llevar a la práctica para tener una vida sana:

Consigue más frutas y verduras

Empieza la mañana con un plato de avena y unos arándanos. También puedes comer algunas frutas o verduras.

Coma menos grasas saturadas y trans

Lee las etiquetas de los productos que compras. Puede que se sorprenda de los ingredientes y opte por otra marca.

Coma menos sal

Haga un esfuerzo por poner cada vez menos sal en sus comidas, hasta que sólo necesite una poco.

Coma menos azúcar

Intenta sustituir el café por miel y opta por postres menos azucarados. Por ejemplo, si te apetece un postre, prueba a licuar plátanos congelados y añadirles unas fresas.

Bebe más agua

Elegir el agua en lugar de las bebidas azucaradas puede ayudarte a perder peso, aclarar tu cutis y, dado que nuestro cuerpo está formado por un 70% de agua, puedes sentirte más saludable en general.

Controla tus porciones

Llena la mitad de tu plato de comida con una variedad de verduras o ensalada, añade alimentos proteicos magros como carne, pescado, pollo o legumbres y por último añade alimentos de grano como arroz, pasta o fideos para ocupar el cuarto restante del plato.

Planifica con antelación

Una de las principales razones por las que la gente acaba comiendo comida rápida o una bolsa de papas fritas es porque tiene prisa.

Planifica tus comidas los fines de semana, compra sólo lo que necesites y prepara los alimentos.